Servicios de fertilidad

Gestación por sustitución

La gestación por sustitución (con una madre portadora) es de utilidad en situaciones en las que una mujer no puede llevar un embarazo a término. Algunos ejemplos son aquellos casos en que el útero está muy dañado o ausente, en que se no puede llevar el embarazo a término por algún motivo médico o porque resulta difícil conseguir que el endometrio responda a la estimulación hormonal.

Colaboramos con varias agencias que buscan y preseleccionan potenciales madres portadoras y supervisamos el tratamiento de la portadora desde el comienzo hasta el parto. Idealmente, las madres portadoras han sobrellevado un embarazo en el pasado sin complicaciones, están sanas y tienen menos de 40 años. El proceso de preselección comienza con un examen riguroso de los antecedentes médicos de la portadora y de todos sus anteriores embarazos. A continuación, se realiza un examen físico detallado y un procedimiento para visualizar el interior del útero, como una histeroscopia.

Después se realiza una batería de pruebas para enfermedades infecciosas (incluidas las de transmisión sexual), así como algunos cribados hormonales básicos para enfermedades tiroideas y prolactina, así como pruebas de detección de drogas. A continuación, la potencial portadora se somete a una evaluación psicológica. Una vez completadas todas las pruebas, la portadora estará disponible para la selección por parte de los futuros padres.

Hay un aspecto jurídico considerable asociado con la gestación por sustitución y las agencias se encargan también de coordinarlo. Se redacta un contrato detallado entre los futuros padres y la madre portadora. Si la madre portadora va a dar a luz al bebé en el estado de California, el abogado presentará los documentos para que los nombres de los futuros padres aparezcan en la partida de nacimiento. En algunos estados, se incluye el nombre de la madre portadora en la partida de nacimiento y los futuros padres deben adoptar al bebé una vez nacido.

Una vez iniciado el ciclo de tratamiento, un representante de la agencia acompañará a la madre portadora a todas sus citas médicas y servirá de asistencia durante todo el proceso. El primer paso del tratamiento es coordinar el ciclo menstrual de la madre portadora con el de la mujer de la que proceden los óvulos, bien sea la futura madre o una donante de óvulos. Esto se logra fácilmente en unas dos semanas. A continuación, se administra a la portadora medicación para hacer que el endometrio se desarrolle como lo haría en un ciclo natural ideal. Después de fecundados los óvulos, se transfieren uno o dos embriones de cinco días al útero de la portadora. La portadora pasa la siguiente semana sin realizar esfuerzos físicos y se realiza una prueba del embarazo 10 días después de la transferencia embrionaria.

Llevamos más de 20 años trabajando con madres portadoras con enorme éxito. Cuando se usa la gestación por sustitución en combinación con donantes de óvulos, la tasa de embarazos ha sido superior al 90%. Cuando se usan los óvulos de la futura madre, hemos obtenido resultados satisfactorios comparables a las tasas de embarazos por FIV en mujeres de la misma edad.